16 de marzo de 2012

"El Neoclásico"

Voy a hacer mi primera entrada hablando del Neoclasicismo, que es la época que vamos a empezar a ver, aunque haré alusión a la época anterior,  el Barroco, ya que  marcó un paso importante en la liberación de prendas, sobre todo en la mujer, que luego retomarían con el Romanticismo. 
El arte Neoclásico se inspira en los elementos de la naturaleza, desde el punto de vista artístico se caracteriza por la sencillezel equilibrio, la precisión y el orden. Es adoptado como estilo oficial, por una parte, por los primeros gobiernos republicanos franceses, que relacionan su "democracia" con la de la Antigua Grecia y la República romana, y... por otra parte, por Napoleón  que intenta emular, en su propio Imperio, el estilo romano. La influencia de este nuevo estilo afectará también a la indumentaria de la época. 
Retrarto de madame Récamier
Jaques-Louis David,  1800
El Neoclasicismo abarca desde finales de la Revolución francesa (1789) hasta la boda de Fernando VII y María Cristina, en 1829, ya que entonces empezaría a llevarse las nuevas modas importadas, de nuevo, de Francia llegando de esta forma el Romanticismo. 

El gran cambio se debió, principalmente, a la influencia inglesa, ya que usaban ropas cómodas y prácticas, más acordes con la vida al aire libre, y menos influenciadas por la Corte que las vestiduras francesas. En la moda masculina, esto se traduce en la sustitución del traje cortesano o “traje a la francesa” -confeccionado con ricos tejidos de seda muy bordados y formado por Casaca, Chupa y Calzón- por el traje burgués, compuesto por las mismas prendas, pero más sencillas y elaboradas con tejidos menos ricos, que permitían más libertad de movimiento y reflejaban menos las desigualdades sociales. Y, aunque en la corte los trajes todavía fueran de seda y bordados, para la vida diaria se prefieren cada vez más sencillos, siguiendo la simplicidad y funcionalidad inglesa, con el colorido monocromo y oscuro y en tejidos más sobrios y de algodón o lana, en lugar de seda. 

En la moda femenina, mirando hacia atrás, nos damos cuenta de lo revolucionario que fue este hecho, porque durante siglos las mujeres habían llevado el torso comprimido por corsés (cuerpos con ballenas) que en España se llamaron cotillas y las piernas disimuladas por artilugios que ahuecaban las faldas (primero verdugados, luego guardainfantes y, por último, tontillos). Por primera vez en muchos años, el cuerpo de las mujeres estuvo libre de trabas, y se dio paso a unos tejidos extremadamente finos y delicados, como las finas muselinas, que permitían algo más que adivinar los contornos del cuerpo femenino y al no llevar artilugios interiores, le aportaba sencillez y libertad de movimientos. 

El color blanco y los grises, en las mujeres,  imponían una exhibición de austeridad y elegancia racional, heredada de la Cultura Clásica. Este tipo de vestido presentaba una silueta vertical, como una columna en la que los pliegues son las aristas, y evoca a las estatuas clásicas.

3 comentarios: